Todo Sobre Dormir

El sueño es necesario para una vida sana y balanceada. En el mundo de hoy en día, de 24 horas, muchos gentes encuentran difícil encajar el sueño en sus horarios. Casi todas las funciones fisiológicas y conductuales de los humanos ocurren con una base rítmica, que a cambio lleva a ritmos diurnos dramáticos en las capacidades de rendimiento humano. Tuck se dedica a elevar la conciencia de asuntos relacionados al sueño y alentar a la gente a tomarse seriamente al sueño.

Guía y Recursos

La mayoría de los adultos necesitan alrededor de ocho horas de sueño para funcionar bien. Aunque muchas personas alegan que requieren menos, los médicos que estudian el sueño encuentran que sólo el 10% requiere significativamente más o menos sueño. Los resultados recientes indican que la falta de sueño crónica y los desórdenes del sueño no-tratados pueden ser factores en el desarrollo de enfermedad cardiovascular, obesidad, y diabetes.

Los científicos creen que el sueño puede ser una manera de recargar el cerebro. El cerebro tiene una oportunidad de apagarse y reparar neuronas y de ejercitar conexiones neuronales importantes que podrían de otro modo deteriorarse a causa de la falta de actividad. El sueño parece necesario para que nuestros sistemas nerviosos funcionen apropiadamente. Dormir muy poco nos deja somnolientos e incapaces de concentrarnos al día siguiente. También afecta la memoria y el rendimiento físico y reduce la habilidad de llevar a cabo cálculos matemáticos. Si la privación de sueño continúa, pueden desarrollarse alucinaciones y cambios de humor. Algunos expertos creen que el sueño les da a las neuronas usadas mientras estamos despiertos una oportunidad de apagarse y repararse. Sin dormir, las neuronas pueden quedar tan agotadas de energía o tan contaminadas con sub-productos de las actividades celulares normales que comienzan a funcionar mal.

Típicamente pasamos más de dos horas cada noche soñando. Los científicos no saben mucho acerca de cómo o por qué soñamos. Solamente durante los años 1950, cuando los investigadores describieron por primera vez el movimiento rápido de los ojos (REM, del inglés “rapid eye movement”) los científicos empezaron a estudiar cuidadosamente el dormir y el soñar. Enseguida se dieron cuenta que las experiencias extrañas, ilógicas que llamamos sueños casi siempre ocurren durante el sueño REM. Existen típicamente cinco etapas de sueño durante un ciclo nocturno normal.

Herramientas diagnósticas, desde rayos X y electroencefalogramas (EEGs) a TCs e imágenes de RMN, revolucionaron los procedimientos, diagnósticos, y tratamientos de desórdenes del sueño en la segunda mitad del siglo 20. Del mismo modo, los avances están ocurriendo a un ritmo sin precedentes en el siglo 21 y los científicos están aprendiendo más y más acerca del sueño todo el tiempo.

DORMIR POR SALUD

De acuerdo al National Institutes of Health (Institutos Nacionales de Salud), “el sueño y los problemas relacionados al sueño juegan un rol en un gran número de desórdenes humanos y afectan casi todos los campos de la medicina. Por ejemplo, problemas como la apoplejía y los ataques de asma tienden a ocurrir más frecuentemente durante la noche y temprano en la mañana, quizás debido a cambios en las hormonas, ritmo cardíaco, y otras características asociadas con el sueño. Al menos 40 millones de Americanos cada año sufren de desórdenes del sueño crónicos, a largo plazo, y 20 millones adicionales experimentan problemas ocasionales para dormir.”

Cerca de un tercio de los Americanos tienen síntomas de insomnio pero menos del 10% de esos casos son identificados por sus doctores. El déficit de sueño se ha transformado en uno de los problemas de salud más predominantes que enfrentan los Estados Unidos.

Otros desórdenes de sueño comunes incluyen apnea, ronquidos crónicos, narcolepsia, y síndrome de las piernas inquietas.

Aún si usted no tiene un desorden de sueño verdadero, usted puede mejorar sus hábitos de sueño y disfrutar los beneficios de un mejor sueño. Nuestra lista de consejos para dormir puede iniciarlo en su camino a mejores noches.

Chequea nuestra página de recursos para dormir para más información.

La National Highway Traffic Safety Administration (“Administración Nacional de Seguridad en el Tráfico en Carretera”) estima que el conducir somnoliento lleva a más de 100,000 choques de vehículos motorizados por año en los Estados Unidos. Aún pequeños trastornos en el sueño pueden causar estragos sobre la seguridad y el desempeño humanos. Más acerca de conducir somnoliento.